Tras este dispositivo se encuentra el Grupo Control y Robótica de la universidad, que ha sido el encargado de patentar el método de emergencias mediante drones de salvamento. El dispositivo está formado por un vehículo robotizado volador y unos prismáticos que localizan el accidente a la vez que transmiten el plan de vuelo al avión, tal y como informa la agencia SINC.

Los drones de salvamento llegan al lugar exacto donde hay una persona en riesgo de ahogamiento y lanza el material necesario para el rescate. El vehículo lleva una cámara de vídeo para enviar las imágenes recogidas del accidentado al puesto de salvamento de la Tierra. La rapidez y la capacidad de actuación son las grandes ventajas de los drones de salvamento.

Rapidez de respuesta

Andrés Mejías, uno de los investigadores, aseguró que los drones de salvamento optimizan el tiempo de respuesta al proporcionar de manera rápida un chaleco salvavidas de inflado automático que facilita la supervivencia.

“El tiempo que transcurre desde que un socorrista localiza una persona en peligro de ahogamiento hasta que ésta recibe ayuda en el mar es un factor crítico, ya que de ello depende en muchos casos su supervivencia”, determinó Mejías.

Cuando un socorrista detecta una situación de peligro, pone en marcha el dron de salvamento, que incorpora un telémetro láser con la posición marcada por GPS y la distancia al puesto del accidentado. Los datos son transmitidos a un ordenador por wifi, y se crea un plan de vuelo. El dispositivo de rescate tiene 3 módulos:

  1. El avión no tripulado.
  2. El sistema de emergencia.
  3. La red de comunicaciones inalámbricas entre ambos.

Los especialistas aseguran que hay muchas dificultades para conectar los dispositivos. El primer paso fue configurar el sistema electrónico para que los prismáticos fueran capaces de transmitir datos al ordenador central. Luego, se sincronizó este ordenador para que tuviese en cuenta cuál de los drones de salvamento estaría libre de la urgencia.

Hasta hoy no existía un método automatizado que controlara los drones de salvamento, y el despegue era manual. La incorporación del vídeo ha sido otra novedad, y permite al dron transmitir todo el proceso en tiempo real.