Alfonso Morán, especialista en Medicina de Urgencias.

La especialidad de emergencias sigue sin ser una realidad. La falta de voluntad política y la heterogeneidad de los servicios son parte del problema. Así lo ha afirmado Alfonso Morán, en Los Desayunos Informativos de MedsBla. Este médico de emergencias ha explicado que los profesionales implicados en la atención urgente hacen una labor asistencial, no un traslado. “Es una unidad avanzada, no soy un transportista”, ha destacado.

Las emergencias extrahospitalarias nacieron en 1992. Fue entonces cuando se crearon las unidades móviles del 061, el SAMUR-Protección Civil en Madrid y comenzaron a funcionar las primeras ambulancias con médico y enfermera. En ese momento Morán fue consciente de la importancia de la especialidad de emergencias. Entonces entendió que este servicio podría haber salvado a su padre, que falleció por un infarto mientras él estudiaba la carrera.

Morán asegura que al terminar la carrera solo concebía la Medicina desde el punto de vista extrahospitalario. Este médico de emergencias lamenta que pese a ser uno de los servicios más valorados “no contamos con una especialidad ni una formación reglada”.

Que no exista una especialidad de emergencias se debe, por un lado, a “intereses creados por Medicina de Familia, Intensiva e Interna”. “Somos especialistas creados autónomamente. Yo me he creado yo solo”, denuncia Alfonso Morán. Morán reconoce que “es raro” que se haya reconocido la especialidad de emergencias en el ámbito militar y no sea así en el civil.

Una de las consecuencias de que no se regulara la especialidad de emergencias es que la formación no esté reglada. A esto se suma que se hayan adquirido los conocimientos a través de la experiencia con el paciente. “Seguramente haya hecho más amputaciones que cualquier traumatólogo porque he estado en situaciones muy críticas”, ha subrayado.

La formación de la enfermería, admirable

Al hablar de crear la especialidad de emergencias Morán hace hincapié en el papel de la enfermería. “La enfermería de este país”, ha indicado, “es absolutamente admirable”. Tal y como reconoce, “la formación de la enfermería de este país en emergencias extrahospitalarias es admirable”.

En su opinión, el rechazo a crear la especialidad de emergencias no se debe tanto a los políticos como a los especialistas en Medicina Familiar. “Realmente, quien ha echado atrás el proyecto ha sido la Sociedad Española de Medicina Familiar y Comunitaria”, ha criticado. Y es que tal y como expone, “he hecho de todo sin tener especialidad porque no me lo permite el Estado”.

El problema de la formación se ha solventado, en parte, porque para ejercer en emergencias extrahospitalarias en Madrid, Cataluña y Andalucía se exige un máster. “Pero es un máster, no una especialidad”, añade. Alemania, Inglaterra, Francia y Estados Unidos sí reconocen la especialidad. “Es una pena”, ha manifestado Morán, “que se reconozca nuestra labor fuera y aquí no”. “Formamos a especialistas de fuera por el prestigio que tenemos aquí los emergencistas y nuestro país no nos reconoce”.