Atender adecuadamente la salud mental en una emergencia humanitaria es el objetivo de la nueva guía publicada por el IASC (Comité Permanente Interagencial). Esta red internacional creada por la Asamblea General de Naciones Unidas pretende establecer prácticas comunes para la evaluación de la salud mental en situaciones de emergencia.

Tal y como detalla el Consejo General de la Psicología en España (Infocop) en su página web, los programas de apoyo psicosocial garantizan una atención adecuada de la salud mental en una emergencia humanitaria. Esta nueva guía proporciona recomendaciones para la evaluación e implementación de este tipo de programas.

El IASC ha destacado que cada vez es más frecuente incluir en los programas de ayuda humanitaria la intervención sobre el bienestar psicológico de cara a lograr un cuidado correcto de la salud mental en una emergencia. Este nuevo protocolo establece 6 principios que deben respetarse a la hora de prestar una asistencia de este tipo:

  1. El trato de todas las personas afectadas debe ser equitativo.
  2. Debe garantizarse la participación de la población local en todos los aspectos de la asistencia humanitaria.
  3. Las actividades deben responder a las necesidades identificadas y no se ha de causar ningún daño en relación con el bienestar físico, social, psicológico y espiritual.
  4. Es necesario fomentar los recursos y capacidades disponibles.
  5. Se deben unificar en un sistema las actividades y servicios proporcionados.
  6. Es importante crear diferentes niveles de apoyo complementarios en salud mental.

Esta nueva guía para la atención a la salud mental en una emergencia incluye aspectos prácticos y consideraciones éticas que se tienen que tener en cuenta a la hora de desarrollar programas de intervención en salud mental. Por otro lado, proporciona ejemplos prácticos aplicados a diferentes contextos, como terremotos o mujeres afectadas por violencia sexual.