La supervivencia a un paro cardiaco varía en función de si este es atendido durante el día o la noche y en el fin de semana. Un estudio publicado por Journal Of American College of Cardiology sugiere que, pese a que se ha mejorado de forma general la tasa de supervivencia en estos incidentes, esta sigue siendo menor cuando el paro cardiaco es atendido durante las horas nocturnas o en fines de semana.

La investigación, recogida por EurekAlert, pone de manifiesto que la supervivencia a un paro cardiaco es un 3,8% menor en los pacientes atendidos durante la noche o los fines de semana frente a los que son atendidos durante el día. Tal y como indican los autores del estudio, la supervivencia en estos casos depende tanto de un reconocimiento temprano como de la implementación inmediata de las maniobras de resucitación.

Un estudio previo ya mostraba que la tasa de supervivencia a un paro cardiaco es menor si se atiende en la noche o los fines de semana. Esta investigación puso de manifiesto que la tasa de supervivencia y los resultados neurológicos fueron un 15-20% más bajos en estos pacientes. La investigación publicada ahora explica que cerca del 50% de los paros cardiacos se atienden por la noche o los fines de semana.

El autor principal del estudio, Uchenna R. Ofoma, asegura a EurekAlert que “si determinamos cómo ha cambiado la supervivencia en los últimos años, podríamos ser capaces de identificar oportunidades que nos permitieran mejorar la calidad de la atención a estos pacientes”.

Estas conclusiones las obtuvieron al analizar 151.071 pacientes que sufrieron un paro cardiaco entre enero del año 2000 y diciembre de 2014. Más de la mitad de estos pacientes, detalla EurekAlert, fueron atendidos durante la noche o en fin de semana. Los resultados mostraron que el 62,4% de los pacientes sobrevivió a los esfuerzos de reanimación aguda y el 18,6% sobrevivió al alta hospitalaria.

En general, la supervivencia al alta aumentó en ambos grupos durante el periodo de estudio de 15 años. En el caso de los pacientes atendidos durante el día la supervivencia pasó del 16 al 25,2%. Por su parte, en los pacientes que fueron atendidos en la noche o en fin de semana la tasa pasó del 11,9 al 21,9%. No obstante, los autores recalcan que la supervivencia durante las horas nocturnas o en fines de semana siguió siendo significativamente menor.