“Muchas veces los pacientes pasan entre 30 y 90 minutos en la ambulancia para luego llegar a un hospital que no está equipado para tratar la lesión o, por el contrario, acaban en un centro de nivel 1 cuando las heridas podían haber sido tratadas en otra consulta más cercana”, justifican los promotores del proyecto.

Además, argumentan, la telemedicina adquiere especial relevancia en extensas zonas rurales como la elegida para este proyecto: el área de servicio de TTUHSC cubre 108 condados y 131.459 millas cuadradas, cifras que equivalen a la extensión de Nueva York, Nueva Inglaterra y el distrito de Columbia juntos. Otro de los obstáculos que deberá sortear el proyecto piloto será la baja conectividad a internet en zonas remotas.

“La telemedicina aplicada a la gestión de emergencias, y particularmente en zonas rurales, requiere herramientas especializadas y flexibles que puedan aprovechar al máximo la señal disponible”, corrobora Stefano Migliorisi director ejecutivo de swyMed, la empresa encargada de desarrollar el proyecto que, en su primera fase proveerá a 10 ambulancias. Si los resultados son adecuados, en los próximos 4 años se incrementará el número de ambulancias, de condados y de servicios médicos.