El dron con desfibrilador automático es el primer prototipo dirigido a una función médica, asegura la agencia SINC. Dispone de GPS, brújula magnética y cámara para vídeo en tiempo real, con un alcance de 5 kilómetros de visibilidad, una altura máxima de vuelo de 122 metros y funcionamiento apto para temperaturas de -10 a 40? C.

Entre las ventajas del dispositivo, la empresa destaca la sencillez y la inmediatez de la respuesta. Vidal asegura ser la primera empresa de Sudamérica en desarrolla este tipo de dispositivos con todo lo necesario para salvar a un paciente. Según ha explicado a la agencia EFE Martha Sarti, gerente de Vittal, el aparato presenta imágenes de guía sobre cómo aplicar el desfibrilador externo automático (DEA) al paciente al que se está dando asistencia.

Según Sarti, es el propio software del equipo el que determina si es necesario o no el hacer una descarga al paciente, algo que el desfibrilador percibe de forma automática una vez que están colocados los sensores en su tórax. El primer prototipo del dron pesa 7 kilos y medio.

“Es un dron muy grande, de 6 rotores, por lo que necesitamos un espacio muy amplio. En principio lo vamos a usar en eventos deportivos o musicales al aire libre y que congreguen a una amplia cantidad de personas”, ha declarado a EFE el director médico de Vittal, Silvio Aguilera.