La actividad física en verano se reduce.

La actividad física en verano de un 42,8% de los españoles no es saludable, según confiesan ellos mismos en una encuesta realizada por DKV. Retomar el hábito deportivo es una de las estrategias recomendadas para evitar síndrome posvacacional, tal y como recuerda la aseguradora. También puede ser útil planificar los menús semanales para seguir una dieta sana.

La compañía ha usado para recopilar datos sobre la actividad física en verano la aplicación Quiero cuidarme. De acuerdo con esta información, solo el 9,4% de los usuarios de esta herramienta ha realizado una actividad física en verano muy saludable. Por su parte, un 16,7% ha mantenido un nivel saludable, mientras que un 31% ha tenido un ritmo de actividad casi saludable y un 42,8% nada saludable.

Según DKV, la vuelta al trabajo puede tener efectos negativos en la salud física y emocional. Esto puede traducirse en cansancio, irritabilidad, dificultad para concentrarse o falta de apetito. Unos síntomas que pueden agravarse como consecuencia del abandono de la actividad física en verano. También influye la alteración de las horas de descanso, que propicia un desajuste en el organismo.

Retomar el ejercicio

“Retomar o iniciar el hábito de realizar deporte, ya sea en casa, en la calle o en el gimnasio, es la mejor manera de relajar el cuerpo y la mente”, asegura la aseguradora. Para retomar esa actividad, recomienda ejercitarse de manera moderada en un principio, para permitir adaptarse al organismo. Por lo tanto, al principio hay que evitar ritmos, intensidades y cargas demasiado altos.

Además, para evitar el síndrome posvacacional puede ser útil seguir una dieta adecuada. Para ello, se recomienda plantificar los menús semanales y hacer la compra siguiendo una lista. Por otro lado, es aconsejable descansar lo suficiente para evitar la fatiga, el nerviosismo o la falta de concentración, que pueden dar lugar a falta de productividad en el trabajo.