Los anabolizantes han sido la sustancia más detectada en los deportistas olímpicos sometidos a pruebas en Europa en los últimos 12 años. Así se deduce de un estudio de investigadores de la Universidad Católica San Antonio de Murcia en el que se analizan los hallazgos de los laboratorios en los Juegos Olímpicos de Atenas (2004) y Londres (2012). Los resultados se han publicado en la revista Archivos de Medicina del Deporte.

Tal y como explican los autores, la Agencia Mundial Antidopaje (AMA) comenzó a publicar en 2003 informes anuales en los que se especifican los análisis realizados y los hallazgos analíticos adversos encontrados por los distintos laboratorios. El trabajo tenía como objetivo identificar las sustancias prohibidas más reportadas y relacionar los hallazgos con el periodo preolímpico, olímpico o postolímpico.

Con este fin, se analizaron datos de 16 laboratorios europeos generados entre 2003 y 2015; se obviaron aquellos laboratorios que fueron suspendidos de manera parcial o definitiva en esos años, así como los que aparecieron con posterioridad a 2004. Se transformaron las variables de años en preolímpicos, olímpicos y postolímpicos de los Juegos Olímpicos de Atenas y Londres. Se incluyeron las sustancias detectables en la orina, como es el caso de los anabolizantes.

Después de analizar todos los datos, los investigadores comprobaron que precisamente los anabolizantes fueron la sustancia más detectada (52,42%). En el caso del laboratorio de Moscú (Rusia), los anabolizantes fueron 3 de cada 4 hallazgos analíticos adversos, lo cual convierte al citado en el laboratorio con mayor detección de la citada sustancia; se trata del segundo laboratorio con mayor número de controles antidopaje en el periodo estudiado.

A nivel general, el laboratorio que detectó mayor número de hallazgos analíticos adversos en proporción de cualquier sustancia fue el de Gante (Bélgica). En todos los lugares, la sustancia más detectada fueron los anabolizantes, cuya detección aumentó en los periodos olímpicos y preolímpicos, de acuerdo con los autores, que también encontraron una relación entre la detección de hallazgos analíticos adversos de cannabis en periodos postolímpicos.