Según informa la agencia EFE, este método ofrece la posibilidad de trasladar a una habitación las condiciones de oxígeno que se pueden encontrar desde los 2.000 hasta más de 6.500 metros de altura. En la actualidad, solo está disponible en una decena de clínicas y centros especializados de toda España.

Muchos estudios demuestran que el entrenamiento en altura reporta diversos beneficios; de hecho, es común que equipos y deportistas profesionales realicen sus pretemporadas o se preparen para la competición en lugares con cierta altitud, donde el oxígeno es más puro.

Con ello, se persigue mejorar aspectos tan importantes para los deportistas como la resistencia, la velocidad, la fuerza o la concentración, gracias a un aumento del número de hematocritos, glóbulos rojos y capilares y el estímulo del número de mitocondrias y su efectividad.

Esto se traduce, entre otros efectos, en una mayor capacidad cardiaca y pulmonar, más volumen respiratorio, una mejora del metabolismo anaeróbico, la tolerancia a la fatiga y el rendimiento físico y una disminución en los tiempos de recuperación.

Disponible para el público

Una de las particularidades de este proyecto es que pone “al alcance” de deportistas populares o pacientes un sistema que hasta hace poco estaba limitado a deportistas de élite, según Alberto García Bataller, uno de los directores técnicos de la empresa que ha diseñado este sistema. Bajo el nombre iAltitude, permite realizar 3 tipos de entrenamiento: en reposo, en movimiento y en cápsula.

Se compone de una mascarilla, un pulsioxímetro y un software que recrea las condiciones necesarias para la preparación en altura en una habitación. Este último personaliza el entrenamiento del usuario según sus condiciones; para obtener algún resultado es necesario completar un protocolo de al menos 15 sesiones, con reposos de un mínimo de 48-72 horas entre sesión.