En el pasado 2015, el hospital Povisa compró otro triciclo y un cambio de 14 velocidades, con lo que han conseguido superar retos como el camino desde Roma a Galicia, la Ruta de la Plata desde Sevilla a Santiago o la participación en importantes competiciones como la media maratón Vig-Bay.

El proyecto Discamino surgió con la idea de ayudar a los discapacitados físicos y psíquicos a realizar el Camino de Santiago en tándems adaptados a sus necesidades. La idea fue del sordociego Gerardo Fernández, quien pretendía usar el deporte como medio de superación, y Javier Pitillas, policía local de Vigo y entrenador de invidentes.

En la imagen aparece José Bernardo Silveira, cosejero delegado del Hospital de Povisa; Miguel Ángel López, jefe del servicio de Rehabilitación; y Javier Pitillas, impulsor del proyecto de Discamino.