El ejercicio terapéutico es eficaz para tratar más de 25 enfermedades, según la evidencia científica. Así lo ha recordado el especialista en Medicina Deportiva Jose F. Aramendi, que dirige el nuevo programa de ejercicio terapéutico para enfermos crónicos puesto en marca en el centro médico-quirúrgico IMQ Zurriola de San Sebastián. Cualquier persona puede participar, sin necesidad de ser cliente de la aseguradora vasca.

Según ha informado esta, en el último cuarto de siglo Jose F. Aramendi se ha centrado en el cuidado de deportistas de élite, incluidos los equipos ciclistas US Postal Service y ONCE, el San Sebastián-Gipuzkoa Basket o la trainera Hondarribia Arraun Elkartea. Ahora, va a encargarse también de coordinar el citado programa, en el que especialistas en Medicina Deportiva y en las distintas patologías del paciente trabajarán juntos para personalizar el ejercicio a cada caso.

“El ejercicio terapéutico supervisado es el tratamiento de elección, por ejemplo, en la claudicación intermitente”, ha comentado el experto, que ha destacado que en esta enfermedad, originada por la arterioesclerosis en las extremidades inferiores y que causa dolor al caminar, el “ejercicio terapéutico supervisado ha demostrado ser tan eficaz como la cirugía y más eficaz que el ejercicio no supervisado”.

En ese sentido, Aramendi ha mencionado un estudio publicado en British Medical Journal en 2013 que “demuestra que en la enfermedad coronaria, la insuficiencia cardiaca, el ictus y la prediabetes, la reducción de la mortalidad que produce el ejercicio terapéutico es similar a la que producen los fármacos”. De hecho, ha añadido, “conocemos, científicamente, que el ejercicio terapéutico es eficaz en más de 25 enfermedades”.

Tratamiento seguro

En el caso de los pacientes con patologías crónicas, “existen 6 revisiones sistemáticas, alguna que incluye estudios con un seguimiento de 10 años, que informan de que el ejercicio terapéutico es seguro en pacientes con enfermedad coronaria, insuficiencia cardiaca o ictus”, según ha explicado el director del nuevo programa, que incluye una consulta gratuita con este médico deportivo.

Después, un especialista de la patología del paciente lo atiende y entre ambos facultativos diseñan el ejercicio más adecuado para el caso. Una vez que la persona se aprende el programa y cómo ejecutarlo de manera adecuada, puede elegir practicar los ejercicios donde quiera, aunque se realizará una supervisión periódica para cumplir con el objetivo principal, que es mejorar la calidad de vida del paciente.