oído de surfista

El oído de surfista es una patología habitual en las personas que practican deportes acuáticos. Su nombre científico es exóstosis, se localiza en el oído externo y se produce por una exposición continuada al agua y al viento. Una investigación reciente del Centro Nacional para la Investigación Científica (CNRS) de Francia ha encontrado esta patología en cráneos de neandertales.

La exóstosis se vincula a los surfistas porque estos tienen un contacto reiterado por el agua y el viento y a bajas temperaturas. Esta dolencia provoca un aumento de tamaño en los huesos del canal auditivo para cubrirse del frío, que puede llegar a obstruirlo. A pesar de estas causas externas, el oído de surfista también tiene una predisposición genética que podría explicar la aparición en neandertales.

Oído de surfista por supervivencia

Los científicos examinaron fósiles de 77 restos humanos, incluidos neandertales y los primeros humanos del Pleistoceno Medio y Superior. Los resultados mostraron que, aproximadamente, la mitad de los restos de neandertales mostraban exostosis. Por su parte, la explicación más probable que dan los investigadores es que estos individuos pasaran una cantidad de tiempo considerable en entornos acuáticos.

“La investigación sobre los fósiles neandertales se ha centrado en estudiar su postura, un enfoque básicamente racista que se preocupa por la pureza de nuestros antepasados. Solo unos pocos nos hemos interesado en su biología y comportamiento”, afirma Eric Trinkaus, investigador.

Esta explicación se sustenta en que los restos no han sido encontrados en climas fríos por lo que sería necesario conseguir alimento, la causa de su contacto con el agua. Por último, añaden que otros posibles factores que pudieron estar involucrados en el desarrollo de la enfermedad serían ambientales o la predisposición genética. “Este estudio es un reflejo de la capacidad de búsqueda de alimento y recursos que tenían los neandertales”, concluye Trinkaus.