Por el momento, existen pocas intervenciones para prevenir el sedentarismo a pesar de que se considera como factor de riesgo en un importante número de enfermedades. Para conocer la efectividad de ciertas intervenciones centradas en reducir el sedentarismo, una revisión sistemática publicada en British Journal of Sports Medicine analiza 9 bases de datos electrónicas.

En total, los autores incluyeron 19 estudios que evaluaban intervenciones centradas en el estilo de vida, el tipo de educación que habían recibido, el uso de dispositivos electrónicos como la televisión y las tareas que se realizaban en el lugar de trabajo. Los resultados mostraron que las intervenciones centradas en reducir el sedentarismo podían reducir el tiempo de ocio de los sujetos.

Las actividades de ocio podían reducirse de media hora a una hora, en función del tiempo que se pudiera dedicar al ocio en términos generales. Los investigadores no encontraron evidencias previas sobre la efectividad de las intervenciones centradas en reducir el sedentarismo no ocupacional en la población adulta, si bien el análisis realizado mostró efectos en el comportamiento sedentario a corto y medio plazo.

Según señalan los investigadores, los hallazgos de la revisión sugieren que las intervenciones planteadas pueden ser efectivas para reducir el sedentarismo no relacionado con el ámbito laboral a corto y medio plazo en adultos, si bien parecen no tener efecto a largo plazo. No obstante, los autores explican que la calidad de la evidencia analizada fue de baja a muy baja.

Los autores no encontraron cambios significativos en las políticas de prevención relacionadas con el uso del transporte o el uso de ordenadores en el tiempo de ocio a largo plazo. La investigación ha sido realizada, en su mayoría, por investigadores del Institute of Sport, Exercise and Active Living de la Victoria University de Melbourne y por el grupo Physically Active Lifestyles del Institute for Resilient Regions de la University of Southern Queensland, ambas localizadas en Australia.