La investigación, liderada por la profesora de Medicina Deportiva de Universidad de Florencia (Italia) Laura Stefani, parte de la hipótesis que asocia el rendimiento deportivo con una variedad de factores, entre los que se encuentra la actividad sexual antes de una competición. Un asunto sobre el que existen pocos datos científicos.

Después de revisar la literatura disponible, los autores han observado que la mayoría de los estudios excluyen un impacto directo de la actividad sexual en el rendimiento atlético aeróbico y de fuerza; sí habría cierto impacto negativo si el intervalo entre el sexo y la práctica deportiva es inferior a 2 horas. Por otro lado, hay posibles aspectos negativos asociados a malos comportamientos concurrentes, como tabaquismo o abuso de alcohol.

Respecto a la masturbación, no existen investigaciones sobre los efectos de esta práctica en el rendimiento de los deportistas. Con estos datos, los autores concluyen que las evidencias sugieren que la actividad sexual el día antes de la competición no ejerce ningún impacto negativo en el rendimiento, aunque aseguran que es necesario llevar a cabo de manera urgente ensayos aleatorios controlados de alta calidad.