Según explican los autores, el Complex Training se ha utilizado para lograr la potenciación postactivación (PAP) de las capacidades físicas y de esta forma mejorar el rendimiento deportivo de los atletas. Este tipo de protocolo contempla variaciones en las cargas de trabajo dentro de una sesión de entrenamiento.

Así, el Complex Training puede incorporar trabajos de resistencias variables dentro de la repetición (elásticos o cadenas) o resistencias variables intra series (cambio de intensidad dentro de una serie). El trabajo tenía como objetivo determinar el efecto agudo de un protocolo de este tipo sobre la velocidad del lanzamiento de la granada en pentatletas militares.

En el estudio participaron 19 deportistas. Antes de comenzar, a todos se les midió el peso, la talla y los pliegues cutáneos. El protocolo Complex Training consistió en 3 lanzamientos de granada separada por 15 segundos. Para la evaluación de 1RM, la serie control y el protocolo, el calentamiento estandarizado consistió en 10 minutos de trote, 5 de ellos libres y el resto con movimientos balísticos de la extremidad superior (flexiones, extensiones, aducciones y abducciones de hombro).

La velocidad máxima (Vmax) y promedio (Vpro) del lanzamiento de la granada no presentaron modificaciones significativas entre la serie control y las 4 series experimentales, al igual que la potencia máxima (Pmax). La potencia promedio (V pro) en press banca sufrieron un descenso significativo.

De acuerdo con los investigadores, los resultados del estudio no mostraron efectos positivos del protocolo de Complex Training sobre las velocidades de lanzamiento de la granada en pentatletas militares, por lo tanto no se consiguió PAP en la musculatura involucrada en el lanzamiento del proyectil. También se observó fatiga general y local durante la aplicación del protocolo. “Se sugiere seguir indagando las cargas de activación realizando cambios en la intensidad y pausas de las cargas”, concluyen los autores.