El riesgo de demencia temprana no se incrementa en exjugadores de hockey profesional, según avanza un estudio publicado en Journal of Head Trauma Rehabilitation (JHTR), del que se hace eco EurekAlert. El objetivo del estudio ha sido conocer cual es el riesgo de sufrir una encefalopatía traumática crónica entre atletas retirados que practicaron algún deporte de contacto.

La investigación analizó tanto a jugadores de hockey profesional como a futbolistas retirados y se sirvió de técnicas cognitivas, psicológicas y de imágenes cerebrales para comprobar el riesgo de encefalopatía traumática de estos individuos, explica EurekAlert. El objetivo fue saber si la encefalopatía traumática es un riesgo inevitable para estos deportistas.

La encefalopatía traumática crónica es un trastorno neurodegenerativo relacionado con conmociones cerebrales repetidas. Según explica Barry Willer, profesor de Psiquiatría de la University at Buffalo Concussion Management Clinic, los resultados indican una aparente desconexión entre las percepciones públicas y las conclusiones basadas en la evidencia sobre la inevitabilidad de la encefalopatía traumática y el posible efecto neurodegenerativo en exjugadores de hockey y fútbol.

De hecho, añade EurekAlert, las pruebas realizadas a los atletas retirados mostraron una función cognitiva normal. La investigación publicada en JHTR se basó en una muestra de 22 atletas retirados que jugaron al menos 2 temporadas en la liga nacional de hockey o en la liga nacional de fútbol. Los exjugadores de hockey y fútbol participaron en 3 estudios en los que se examinó el deterioro cognitivo o la demencia. Asimismo, se evaluó la función ejecutiva y la salud mental.

Estas mismas pruebas se realizaron en 21 atletas masculinos de edad similar que participaron en deportes sin contacto. La mayoría de las características fueron similares entre los grupos; los atletas de contacto retirados tenían menor educación, mayor índice de masa corporal y más lesiones y otros problemas de salud, afirma EurekAlert.

El riesgo de encefalopatía crónica no es tan alto

Los cuestionarios realizados entre los participantes revelaron que los exjugadores de hockey y fútbol percibían que tenían problemas de memoria. Asimismo, consideraban que su capacidad ejecutiva era peor que la de los atletas de deporte sin contacto. Sin embargo, los resultados de las pruebas neuropsicológicas mostraron pocas diferencias entre los 2 grupos.

La tasa de deterioro cognitivo leve también fue similar entre los grupos. Las imágenes de resonancia magnética multimodales no mostraron diferencias en la estructura y la función del cerebro, afirma el estudio. Los expertos en función cognitiva y conmoción cerebral concluyeron que ninguno de los exatletas tenía demencia.

Tras obtener estos resultados, los investigadores aseguran que la demencia y la encefalopatía traumática crónica no son resultados inevitables para los atletas que practican deportes de contacto a un alto nivel. Los autores confirman que sí existen casos de encefalopatía traumática crónica en atletas, pero sugieren que el riesgo no es tan grande como se creía.