Homenaje a José María Madrigal.

José María Madrigal, considerado padre de la artroscopia en Andalucía, ha recibido este fin de semana el homenaje de traumatólogos deportivos de prestigio de toda España. El especialista ha trabajado con el Real Betis Balompié, el Sevilla FC y otros equipos de fútbol andaluces. Tras más de 4 décadas, se retira de la práctica médica y deja el testigo a Emilio López Vidriero, responsable de International Sports Medicine Clinic (ISMEC).

Según ha informado el centro, el homenaje al padre de la artroscopia andaluza ha tenido lugar en el marco de las III Jornadas Salud y Deporte La Rinconada. Estas se han celebrado en paralelo al VII Curso ISMEC de Traumatología Deportiva. En el marco de este evento, Madrigal impartió su última ponencia, durante la cual habló sobre la evolución histórica de la cirugía de ligamento cruzado.

También asistió al reconocimiento al padre de la artroscopia en Andalucía López Vidriero, exjefe de los servicios médicos del Watford FC y discípulo de Madrigal. Él será quien acompañará al veterano traumatólogo en su última operación, programada para el próximo 19 de junio. Asimismo, será quien se haga cargo de sus pacientes.

A continuación, recibió el homenaje de sus compañeros. Entre los asistentes estaban Pedro Guillén, reconocido médico deportivo; Miguel Ángel Herrador, exjefe de los servicios médicos del Real Madrid; Vicente Concejero, exjefe de los servicios médicos del Atlético de Madrid; Tomás Fernández Jaén, director médico del Comité Paralímpico Español; Francisco de la Gala, decano de la Facultad de Enfermería y Fisioterapia de la Universidad Pontificia de Salamanca; y Tomás Calero, exjefe de los Servicios Médicos del Real Betis.

El sustituto del padre de la artroscopia

López Vidriero llegó al Watford FC en enero del año pasado, momento en que más de la mitad de la plantilla presentaba lesiones de larga duración. La cifra se redujo casi a cero, lo cual incidió en los resultados deportivos. “Gracias a su programa y estructura de trabajo en los servicios médicos, colaboró de manera clave a salvar la categoría en la primera temporada y a tener opciones europeas hasta las últimas jornadas en la segunda”, aseguran desde ISMEC.

El cirujano ha tratado también a la nadadora Mireia Belmonte. En concreto, se encargó de solucionar las lesiones de hombro que le impidieron participar en los mundiales de natación de 2015. Después, logró una medalla de oro y otra de bronce en los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro. Por otro lado, ha tratado a la deportista de vela Blanca Manchón, así como a otros profesionales del fútbol, el tenis y otras disciplinas.