Según ha informado la Agencia Española de Protección de la Salud en el Deporte (AEPSAD), en el simposio de iNADO participaron más de una veintena de deportistas de élite, además de 37 organizadores antidopaje de países como España, Estados Unidos, Sudáfrica, Rusia o Singapur, entre otros muchos.

El director de la AEPSAD, José Luis Terreros, y la atleta Elena García Grimau fueron la representación española en el encuentro de iNADO, en el que se planteó la posibilidad de excluir de los podios, medallas, premios económicos y récords a los deportistas que hayan sido sancionados por infracciones del Código Mundial Antidopaje. Estos también podrían ejercer de educadores, una vez que se arrepientan y pidan disculpas.

Asimismo, se sugirió que los deportistas “pueden y deben” ser líderes en los programas antidopaje y hablar con libertad y de forma independiente de la mejor manera de proteger el deporte limpio, criticando incluso de manera constructiva a las organizaciones de control del dopaje.

Estas, según las conclusiones del simposio, deberían buscar asesoramiento de los deportistas para mejorar la formulación y ejecución de las prácticas antidopaje; eso, dijeron, incluye la innovación tecnológica. También se insistió en el papel de vigilancia “contra cualquier forma de corrupción” que deben tener estas organizaciones, las cuales tienen igualmente que proteger los datos de los deportistas.

En el simposio de iNADO se habló también de la nueva Agencia Antidopaje Rusa (RUSADA), que esperan brinde una protección antidopaje creíble a los deportistas rusos. Por otro lado, coincidieron en la necesidad de revisar de forma “minuciosa y exhaustiva” el Código Mundial Antidopaje para determinar las mejoras de su versión para 2021.