Falta durante partido de fútbol

La agresividad tiene un efecto negativo en el rendimiento de jugadores de fútbol. Es la conclusión de un estudio de investigadores de la Universidad Politécnica de Cartagena, en Murcia, y la Universidad de Granada. Se ha publicado en la Revista Internacional de Medicina y Ciencias de la Actividad Física y del Deporte.

Según recoge el artículo, algunos autores asocian positivamente la agresividad con el rendimiento en deportes como el baloncesto y el balonmano, mientras que hay evidencias de relación negativa en otros deportes como el tenis, así como en aspectos concretos del juego como la concentración y la precisión.

El trabajo tenía como objetivo evaluar la influencia de la agresividad en el rendimiento, analizando los partidos disputados en la primera división de la liga española de fútbol durante las temporadas 2007/2008 y 2008/2009. Se distinguió entre agresión instrumental y hostil y se establecieron distintos niveles de agresividad.

Asimismo, se midió el rendimiento de los equipos en relación con el cambio en el marcador. Esta variable se refleja directamente sobre los goles, y no sobre otras variables de juego que pueden o no traducirse en cambios en el marcador. Los resultados muestran que, a nivel global, la agresividad es negativa para el rendimiento. Los autores no recomiendan a los entrenadores alentar conductas agresivas.