Según los autores, la fatiga mental es un estado psicobiológico causado por periodos prolongados de actividad cognitiva exigente. Para evaluar su influencia en el rendimiento físico, los investigadores revisaron la literatura científica recogida en PubMed y Web of Science hasta abril de 2016.

Después de analizar 11 artículos, el hallazgo general fue una disminución del rendimiento de resistencia asociada a una percepción de esfuerzo mayor de lo normal. Esa bajada de rendimiento se traducía en una reducción del tiempo que transcurre hasta el agotamiento, entre otros factores.

Las variables fisiológicas tradicionalmente asociadas con el rendimiento de resistencia (ritmo cardiaco, lactato en sangre, consumo de oxígeno o capacidad aeróbica máxima) no se vieron afectadas por la fatiga mental; tampoco la fuerza máxima, la potencia o el trabajo anaeróbico.

De acuerdo con los investigadores, la duración y la intensidad de la tarea física parecen ser factores importantes en la disminución del rendimiento físico causada por fatiga mental. En ese sentido, el factor más relevante de los responsables de ese impacto negativo parece ser la percepción de esfuerzo por encima de lo normal.