Para realizar el trabajo, se analizaron datos de 160 pacientes con cáncer renal, 208 pacientes con cáncer de vejiga y 776 controles sin cáncer. Se clasificó a los individuos en función de su actividad física; los participantes que decían no participar en actividades ejercicio físico lúdico con regularidad fueron considerados inactivos.

Los resultados mostraron una asociación positiva entre la inactividad física durante toda la vida y el riesgo de padecer cáncer renal o de vejiga. Entre los individuos no obesos, los pacientes con cáncer tenían más probabilidades de ser inactivos que aquellos del grupo de control.

De acuerdo con los investigadores, los resultados de este estudio confirman la evidencia que sugiere que la inactividad física puede ser un importante factor de riesgo independiente para el cáncer. En todo caso, reconocen que es necesario realizar investigaciones con muestras más grandes para corroborar los hallazgos.