“Cada vez es más frecuente prescribir ejercicio como quien prescribe un medicamento, tanto para sanos como para enfermos”, asegura a MedLab.email la especialista Pilar Martín Escudero, profesora e investigadora de la Escuela Profesional de Medicina de la Educación Física y del Deporte de la Universidad Complutense de Madrid (UMC).

“Antes, cuando te dolía la espalda te mandaban nadar; ahora ya no. Se indica qué tipo de estilo es el más adecuado, cuánto hay que nadar, qué otras gimnasias están indicadas, etc.”, comenta la médica deportiva, para quien es fundamental que este ejercicio siempre esté prescrito por un profesional médico especialista.

Especialidad en peligro

El Real Decreto 639/2017, que regulaba el Sistema Troncal de Formación Sanitaria Especializada, eliminaba la posibilidad de especializarse en Medicina del Deporte. Su anulación suspendió la eliminación de la especialidad, que muchos reclaman que se convierta en hospitalaria. “Parte de la actuación profesional de un médico del deporte estaba en sus inicios en el campo del juego o en el polideportivo o la competición, lo cual la ha separado en sus inicios del ámbito hospitalario”, comenta Martín Escudero.

“Con el devenir de los tiempos y gracias a las últimas investigaciones, se ha ido introduciendo en el ámbito hospitalario como concepto de salud y lucha contra la obesidad y sedentarismo”, continúa la especialista, para quien la inclusión de la Medicina del Deporte en el sistema hospitalario supondría “una mejora de la misma y un reconocimiento” que la colocaría “a la altura de otras especialidades”.

“Somos útiles para muchas otras especialidades, ya que nuestros conocimientos permiten prescribir ejercicio físico en todos los ámbitos, como una alternativa terapéutica más”, subraya la investigadora, que a pesar de su defensa de la inclusión de su especialidad en el sistema hospitalario considera que “una parte de la formación deberá realizarse fuera del ámbito hospitalario, dadas sus características formativas”.

“Nuestro escenario de actuación actual no solo es el deporte de alto nivel, afirma la doctora, sino el papel del deporte en la sociedad, como fuente de salud y lucha contra el sedentarismo, la enfermedad del siglo XXI”.

Es precisamente el sedentarismo, de acuerdo con la profesora, el principal campo de interés de la Medicina Deportiva actual. “Cada vez se objetiva con mayor rigor los riesgos del sedentarismo, y se considera tan dañino como el tabaquismo o la mala alimentación, sin dejar a un lado el gasto farmacéutico asociado al tratamiento de las enfermedades generadas por el sedentarismo”, destaca Martín Escudero, que en su día a día forma a médicos especialistas, atiende a deportistas e investiga.

En ese sentido, trabaja en 2 líneas de trabajo, una de lucha contra el dopaje, para encontrar nuevas metodologías de detección de consumo de sustancias dopantes, especialmente esteroides anabolizantes, y otra parte sobre la aplicación de pulsioximetría a wearables para uso deportivo.