En una nota, dicha institución asegura que el éxito deportivo es fruto de una conjunción de cuidado médico, apoyo económico y entrenamiento físico y psicológico, según los instructores de taekwondo, karate, baloncesto y fútbol rápido, 4 de las 32 disciplinas que fomenta el Instituto entre los estudiantes.

De acuerdo con su experiencia, el afecto influye en factores como la atención, la memoria y la toma de decisiones. Así, cuando las emociones son positivas, el desempeño del deportista es más preciso, rápido y, en conclusión, superior. En el caso contrario, sin embargo, el atleta se vuelve torpe y lento.

Pese a esta constatación, los entrenadores dicen no contar prácticamente con apoyo psicológico. Algunos de ellos, lo han buscado fuera, a través de instituciones especializadas y expertos en el área, con resultados exitosos, ya que son las disciplinas que han obtenido medallas.

“Necesitamos contar con especialistas que nos enseñen a administrar tiempo, motivación y apoyo para aprender a superar aspectos de la vida cotidiana que disminuyen la autoestima”, ha explicado Gerardo Ávila Meneses, coordinador de baloncesto. Para el instructor de fútbol rápido José Antonio Hernández, es “imprescindible” contar con psicólogos deportivos.