De acuerdo con el documento, “en virtud de lo dispuesto en el artículo 4.2.2 del Código Mundial Antidopaje, todas las sustancias prohibidas deberán considerarse «sustancias específicas» con excepción de las sustancias pertenecientes a las categorías S1, S2, S4.4, S4.5, S6.a, y los métodos prohibidos M1, M2 y M3, recogida en el Anexo I de la Convención Internacional contra el Dopaje en el Deporte de la UNESCO”.

De esta forma, la legislación española recoge la normativa aprobada por la Agencia Mundial Antidopaje (AMA), que recoge algunas novedades respecto a otros años. Entre otras cuestiones, se añade la nicomorfina a la lista de narcóticos y la lisdexanfetamina a los estimulantes no específicos.

También se introduce la codeína en el programa de seguimiento y se ajustan los parámetros de dosificación del salbutamol. Asimismo, se recomienda preguntar al médico o consultar la ficha técnica de dicho medicamento para establecer la dosis de inhalación requerida. Igualmente, se hace especial hincapié en la prohibición de la sustancia higenamina.