Según informa la agencia SINC, la realización de ejercicio en ambientes calurosos conduce a una fatiga prematura debido a diferentes factores fisiológicos, entre los que destaca una alta temperatura corporal, que acaba afectando al rendimiento deportivo.

La aclimatación al calor y la rehidratación son las estrategias principales para evitar problemas de salud y luchar contra la bajada de rendimiento, aunque en los últimos años se ha investigado en busca de alternativas. Entre las opciones que se han barajado están los baños de hielo o el uso de ropa compresiva.

Los fabricantes de esta última aseguran que este tipo de prendas ofrecen beneficios termorreguladores, al disipar el calor a través de una mejora en la eficiencia del sudor. Los investigadores han evaluado la validez de esta ropa como estrategia para reducir los incrementos en la temperatura corporal durante el ejercicio en diferentes condiciones ambientales y en población sana y físicamente activa.

Investigaciones

Tal y como explica el autor principal, Iker Leoz, han realizado 4 estudios, “todos publicados en revistas internacionales de impacto”. Uno de ellos estaba centrado en mayores físicamente entrenados y 3 en participantes jóvenes activos; los participantes se ejercitaron en ambientes termoneutrales (entre 20 y 23º C), templados (25º C) y calientes (40º C).

Las investigaciones mostraron que el uso de ropa compresiva de disipación térmica no ofrece ningún beneficio termorregulador en jóvenes físicamente activos durante un ejercicio de intensidad moderada a una temperatura de 20º C; no obstante, este tipo de prenda podría ayudar a reducir la temperatura corporal durante la recuperación pasiva. En un ambiente caluroso, no mitigó ni el estrés cardiovascular ni el termorregulador durante el ejercicio de intensidad moderada.

En el caso de ciclistas entrenados con una media de 66 años, este tipo de ropa aumentó la temperatura corporal, por lo que Leoz recomienda que esta población no utilice esta ropa, ya que podría incrementar la aparición de la hipertermia. En esfuerzos intensos, (carrera en tapiz hasta la extenuación) el estudio reveló que el uso de la ropa no solo no mejoró el rendimiento en corredores recreacionales, sino que lo disminuyó. “Los corredores recreacionales deberían estar informados de los posibles efectos adversos de este tipo de ropa”, concluye el investigador.