Para ello, se tomó una muestra de 36 árbitros varones acreditados por la Federación Paulista de Fútbol (FPF) y Federación Gaucha de Fútbol (FGF). De ellos, 17 formaban parte de la primera organización y tenían una media de 35 años, una altura de 1,80 cm y un peso de 83 kilos. Los otros 19 tenían una edad promedia de 31 años y una altura y peso similares.

De la población total encuestada, 19 árbitros manifestaron haber sufrido algún tipo de lesión deportiva durante la evaluación física, el entrenamiento o un partido de fútbol. De las 22 lesiones identificadas (distensiones musculares, esguinces y fracturas), el 59% ocurrió durante el entrenamiento, el 23% durante la prueba física y el 18% durante el juego.

A partir de estos resultados, los investigadores brasileños concluyen que los árbitros de fútbol se lesionan poco durante el arbitraje de un partido de fútbol, con una incidencia más frecuente de lesión durante el entrenamiento o la prueba física.