Según ha informado la Agencia Española de Protección de la Salud en el Deporte (Aepsad), el origen de esta operación contra el tráfico de sustancias prohibidas está en 2016. En aduanas se descubrió una ruta de distribución de fármacos falsificados que llevó hasta India y China, donde se estarían fabricando dichos medicamentos.

Estos, junto a otras sustancias fabricadas de forma artesanal a partir de compuestos importados, se desviaban el mercado negro, donde se calcula que la red podría haber ganado en torno a medio millón de euros en los últimos 3 años.

Entre otras medidas, para garantizar su seguridad la red:

  1. Evitaba comunicarse mediante llamadas de voz.
  2. Usaba servidores de correo encriptado y situados en el extranjero.
  3. Colocaba a terceros como titulares de sus cuentas.

Varias células

Dentro de la mayor operación contra el tráfico de anabolizantes de Europa, se han desarticulado células en Málaga, Valladolid y Alicante. En concreto, en la ciudad andaluza se ha detenido a 7 personas, entre las que estaba un preparador de culturismo (que dirigía la célula) y un médico en activo. En Valladolid ha habido 2 detenidos, uno de ellos un culturista dueño de 2 gimnasios. En Alicante el grupo estaba dirigido por un matrimonio.

En Málaga se encontraron gran cantidad de fármacos y sustancias prohibidas, así como 2,7 kilos de cocaína. En Valladolid se incautaron sustancias, un arma corta y alrededor de 70.000 euros.

La investigación la ha dirigido el Juzgado de Instrucción número 1 de Denia, en Alicante. Han colaborado agentes de Aduanas de España, Alemania y Francia, además de la Aepsad, la Inspección Farmacéutica de la provincia de Málaga y la Agencia Española del Medicamento y Productos Sanitarios (AEMPS). Denominada DIANU, es la mayor operación contra el tráfico de anabolizantes, fármacos ilegales y otras sustancias prohibidas realizada en Europa.