Gimnasta

El déficit de vitamina D es un problema creciente en la sociedad, como demuestra la creación en España de un grupo de expertos para combatirlo. Ahora, investigadores franceses han analizado por primera vez los niveles de esta hormona en gimnastas de alto rendimiento. El estudio revela deficiencia, sobre todo en invierno y otoño. Los resultados del trabajo se han publicado en Journal de Traumatologie du Sport.

Tal y como explican los autores, la vitamina D actúa sobre diversos parámetros biológicos, así como funciones y fenómenos fisiopatológicos. Por ejemplo, el metabolismo óseo, la función muscular o el sistema inmunitario. De esta forma, el déficit de vitamina D podría tener “consecuencias significativas” sobre la salud de las personas afectadas. En Francia, se calcula que la prevalencia de la deficiencia es del 36%.

El trabajo tenía como objetivo determinar la prevalencia del déficit de vitamina D en gimnastas de alto rendimiento.

Los investigadores realizaron un estudio observacional de seguimiento con 102 gimnastas entre 2016 y 2018; de ellos, 67 formaron parte del estudio 2 temporadas y el resto una. Durante el periodo del estudio, los gimnastas recibieron 3 dosis anuales de vitamina D en sangre en laboratorios biológicos aprobados. El valor promedio de la vitamina D fue de 31 ± 12 ng/mL, con una variación estacional significativa.

De acuerdo con los resultados, el déficit de vitamina D era especialmente acusado en invierno y otoño. “Por lo tanto, las estrategias para la detección de la deficiencia de vitamina D y la administración de suplementos, si es necesario, deben ponerse en práctica durante estos periodos”, señalan los autores. “Paralelamente, se debe proponer una optimización de los tiempos de exposición al sol”, concluyen.