Según recoge el artículo, la investigación buscaba verificar la reproducibilidad y la sensibilidad del protocolo de prescripción de cargas en los ejercicios de remo en suspensión (RS) y sentadillas (BS). Para realizar el trabajo, se evaluó a una decena de sujetos de una media de 24 años, 77,8 kilos y 1,72 metros de altura.

Se llevaron a cabo ejercicios de RS y BS a distintas intensidades en 4 días diferentes. Para BS se utilizaron cargas equivalentes al 25 y al 50% de la masa corporal. Los ejercicios RS se realizaron con los pies directamente debajo del punto de anclaje y a un tercio de la altura del sujeto respecto a este mismo punto. Se midió el número máximo de repeticiones realizadas.

Tras analizar los datos, no se encontraron diferencias entre test y retest. A partir de los resultados, los investigadores concluyeron que la distancia de los pies en relación con el punto 0 era un parámetro fácil y eficaz para cuantificar las cargas durante el entrenamiento RS, mientras que el mejor parámetro para la prescripción de ejercicio BS era el porcentaje de masa corporal.