Según cuenta Medgadget, hace solo unos meses que la Administración Estadounidense de los Alimentos y los Medicamentos (FDA) autorizó este aparato, con el que se depura el test de atención que habitualmente se realiza para diagnosticar las conmociones cerebrales. Con este fin, se le colocan al deportista unas gafas de realidad virtual conectadas a un hardware que sirve para registrar su respuesta a los estímulos que se proyectan en las gafas.

Esta tecnología de diagnóstico de conmociones cerebrales en deportistas surgió realmente de la investigación de la Fundación de Trauma Cerebral, que recibió fondos militares para desarrollar el proyecto. La compañía SyncThink, con sede en Boston, es una spin-off de la fundación; su equipo multidisciplinar es el que ha convertido el prototipo en un producto listo para su comercialización.

El dispositivo forma parte ya del protocolo de gestión de conmociones de la Universidad de Standford y se utiliza cuando se sospecha que un atleta puede haber sufrido una; también viaja con el equipo de fútbol y se mantiene en la banda por si acaso. Otras instituciones, como la de Oregon, están también empezando a utilizarlo para diagnosticar una conmoción cerebral.

Puede verse cómo funciona el dispositivo aquí.