“Se ha perdido el respeto a las actividades deportivas de carácter agónico y muchas personas se plantean la participación en pruebas y retos deportivos de elevada exigencia en muchos casos con mucha voluntad, pero con un escaso historial de entrenamiento deportivo”, señala el experto en un comunicado, en el que alerta del peligro de las carreras de gran fondo o ultrafondo.

En ese sentido, destaca las lesiones derivadas de la práctica intensa del ciclismo, encabezadas por los traumas provocados por caídas y accidentes. A estas le siguen las lesiones microtraumáticas o por sobreuso, la mayoría causadas por una mala adaptación a la bicicleta o algún defecto en el movimiento.

Por ello, más allá de las exigencias de cada federación para conseguir una licencia, Barral recomienda realizar “una buena historia clínica, una evaluación básica del aparato locomotor, una exploración por órganos y sistemas y, finalmente, una profunda exploración cardiorrespiratoria, tanto en reposo como en esfuerzo, a fin de certificar una correcta idoneidad para la práctica deportiva”.

A esta recomendación específica para competidores el especialista añade una serie de consejos de carácter general. Así, para aquellos que están pensando en la bicicleta de montaña o BTT, recomienda rutas adecuadas al nivel físico y técnico. En cuanto a la práctica de freestyle, destaca como fundamentales las protecciones y el aprendizaje con monitores bien formados. Por último, recuerda que en todas las modalidades no hay que olvidarse del uso del casco con la talla adecuada y siempre correctamente ajustado.

El Policlínico HM Matogrande forma parte de HM Hospitales, un grupo hospitalario español formado por 28 centros asistenciales: 9 hospitales, 3 centros integrales de alta especialización en Oncología, Cardiología y Neurociencias, además de 16 policlínicos. Cuenta con más de 4.000 profesionales.