Estudios previos han demostrado los beneficios de subir escaleras de manera intensa durante periodos de hasta 70 minutos a la semana. Los científicos se propusieron determinar si el entrenamiento de esprints por intervalos era una alternativa eficaz y eficiente para mejorar la salud cardiorrespiratoria.

Con ese fin, los investigadores reclutaron 31 mujeres sedentarias, pero sanas, para probar el efecto de 2 protocolos diferentes, cada uno de los cuales requería un compromiso de 10 minutos, incluyendo calentamiento, enfriamiento y periodos de recuperación. Las sesiones se realizaron 3 veces a la semana durante 6 semanas.

El primer protocolo conllevaba 3 episodios de 20 segundos de ascenso continuo. En el marco del segundo, las participantes subieron y bajaron vigorosamente un tramo de escaleras en periodos de 60 segundos. Ambos aumentaron la salud cardiorrespiratoria de las participantes.  

“Subir escaleras es una forma de ejercicio que cualquiera puede hacer en su propia casa, después del trabajo o durante la hora de comer”, apunta el autor principal del estudio, Martin Gibala, según el cual el estudio hace el entrenamiento “accesible a todos”.