413 trabajadores de Metro podrían haber estado en contacto con amianto, según ha reconocido la propia empresa. El consejero delegado de Metro, Borja Carabante, ha explicado que la empresa prepara un recurso ante la Inspección de Trabajo, que ha propuesto multar a Metro con 191.000 euros por una infracción grave por no garantizar las medidas de seguridad y salud a los trabajadores.

Tras el reconocimiento de enfermedad profesional a un trabajador de Metro por un tipo de cáncer vinculado a la exposición de amianto, Metro ha identificado a 413 empleados que pudieron tener contacto con material móvil o material de obra contaminado con amianto. No obstante, la empresa ha avanzado que los 360 revisados han dado negativo.

En relación con los trabajadores de Metro que ya se han jubilado, el consejero delegado ha anunciado que la revisión dependerá de la Seguridad Social. El segundo caso notificado, explica EFE, es el de un trabajador que estuvo en contacto con material móvil de Metro antes de 2003, cuando aun no era obligatorio adoptar medidas concretas contra el amianto.

El consejero delegado de Metro ha afirmado que no hay ningún peligro para viajeros y trabajadores en toda la red del suburbano y ha insistido en que no hay amianto en ninguna de las escaleras de la red. En este sentido, Carabante ha explicado que en el plan de modernización de la red de Metro ya se contempla el contacto con amianto y los problemas asociados.

Asimismo, ha garantizado que ya se limpió este material en las bóvedas de las estaciones de Canillejas, Suances y Torre Arias. Para evitar riesgos, asegura, se ha editado un folleto para los trabajadores que pudieran estar en contacto con amianto, pero que no actúan sobre materiales contaminados. Por otro lado, Metro ha organizado charlas formativas y señalización de elementos donde pudiera haber amianto.