Visión borrosa o doble, ardor, picazón, sequedad y enrojecimiento, son solo algunos de los síntomas de esta patología, que pone en riesgo a más de 70 millones de personas en todo el mundo, una cifra que según los investigadores tiende a crecer.

Akinbino T.R. y Mashalla Y.J., autores de la investigación, han elaborado una lista de los profesionales que más se exponen a padecer estas molestas debido al uso de computadoras en su trabajo: contables, arquitectos, ingenieros, banqueros, controladores aéreos, artistas gráficos y periodistas, son los más vulnerables.

Sin embargo, pasar 3 o más horas al día delante de una pantalla es tiempo suficiente para entrar a formar parte de este grupo de riesgo potencial, por lo que estudiantes y gammers deben ser incluidos. Todos ellos repiten patrones oculares inconscientes que llevan inevitablemente a la fatiga visual, dificultad de enfoque y menor frecuencia de parpadeo.

La composición de la imagen en píxeles implica que los bordes entre el texto y el espacio estén menos definidos, al contrario de lo que sucede en una página impresa, por lo que los ojos experimentan dificultades para mantener la atención en un punto. Para descansar, tienden a dirigirse constantemente a alguna zona tras la pantalla, llegando a fatigarse.

Cuando el individuo procura mantenerse centrado en el monitor tiende a acercarse a la pantalla y a parpadear con menor frecuencia. Una persona que trabaja frente al ordenador puede parpadear entre 12 y 15 veces por minuto, mientras la cifra normal suele superar los 17 parpadeos.

Otro estudio, elaborado en diversas facultades de la Universidad de Ciencias Médicas de Qazvin (Irán), corrobora estas características. El estudio trasversal de 642 estudiantes universitarios demostró que el 71% situaba su cabeza demasiado cerca del monitor. El 81,8% admitieron sufrir fatiga visual y el 7,84% ojo seco.

En este sentido, el Servicio de Oftalmología de la Universidad de Pennsylvania, ha elaborado una guía para pacientes con consejos y soluciones para el Síndrome Visual Informático. Entre las recomendaciones se cuenta el hecho de mantener una distancia de entre 20 y 26 pulgadas entre la cabeza y el monitor o el uso de lentes polarizados contra el deslumbramiento.

Por su parte, la America Academy of Ophtalmology ha recomendado el uso de humidificadores para evitar la sequedad del ambiente y consecuentemente del globo ocular, así como la llamada “regla 20-20-20”, que consiste en descansar cada 20 minutos para fijar la vista durante 20 segundos en un punto que se encuentre a unos 20 pies de distancia.