El wellness laboral, es, por tanto, un eje clave en la Estrategia Vasca de Seguridad y Salud en el trabajo 2015-2020. Tal y como se ha debatido en la jornada, el bienestar de las personas exige que su vida se desenvuelva en un entorno de trabajo saludable y que la actividad laboral no sólo no provoque daño, sino que, además, sea una fuente de satisfacción que redunde de forma positiva en su salud. Esto es lo que se define como wellness laboral.

Otro de los puntos esenciales de la estrategia vasca es convertir a las personas en el eje de las políticas de prevención de riesgos laborales y trabajar para que las empresas sean excelentes y más competitivas. La directora general de Osalan, Izaskun Uríen, ha señalado que los objetivos de la estrategia vasca son aglutinar y cohesionar la actividad en un ámbito donde intervienen muchos agentes e innovar y responder al cambio de paradigmas.

Según el Instituto Tecnológico del Cantábrico, el wellness laboral mejora la eficiencia laboral. Esta herramienta mejora la capacidad para tomar decisiones complejas, favorece la creatividad de los trabajadores, aumenta la concentración y controla los niveles de estrés entre los empleados.