Según informa La Prensa, los síntomas de la artritis reumatoide conllevan, en muchas ocasiones, a la incapacidad parcial o total. Esta enfermedad inflamatoria es más frecuente en edades productivas y si no es tratada a tiempo puede limitar la funcionalidad de la persona que la padece.

Algunos estudios apuntan que la incapacidad en los pacientes de artritis reumatoide suele aparecer 5 o 10 años después del diagnóstico y afecta en torno a un 43-50% de los enfermos. Después de 12 años, el 80% de los enfermos de artritis reumatoide sufren una incapacidad parcial y el 16% una incapacidad total.

Un 34% de los participantes en la Encuesta del Empleo en Pacientes con Artritis Reumatoide reconoce que la artritis reumatoide causa pérdidas de horas de trabajo. Un 83% de los pacientes manifiesta dificultad al agacharse y al trabajar en posiciones incómodas y un 80% reconoce tener problemas para levantar, cargar o mover objetos.

Los síntomas más comunes de la artritis reumatoide son dolor e inflamación de las articulaciones, limitación en los movimientos, hinchazón, rigidez matinal en las manos durante más de una hora, cansancio y debilidad generalizada.