Las patologías no traumáticas derivadas del estrés se han incrementado en Andalucía de ahí que la Junta haya decidido poner en marcha una Estrategia de Seguridad y Salud en el trabajo. Según indica EFE, este plan cuenta con una inversión de 59 millones y entre sus objetivos está reducir el repunte de la siniestralidad laboral y el aumento de las patologías no traumáticas derivadas de situaciones de estrés.

Según los datos provisionales, en 2017 111 trabajadores fallecieron en Andalucía, cerca de un 7% más que el año anterior. Asimismo, el número de accidentes laborales creció un 7% hasta alcanzar los 93.553, incluidos los in itinere que, junto con los causados por patologías no traumáticas, como infartos o ictus, representan el 61% del total.

Susana Díaz, presidenta de la Junta, ha sacado adelante esta estrategia con los sindicatos regionales UGT, CC. OO. y el presidente de la Confederación de Empresarios de Andalucía. Este plan, explica EFE, dará prioridad a las pymes y a los autónomos para incentivar la inversión en prevención y seguridad laboral.

La Junta de Andalucía ha indicado que la siniestralidad laboral se redujo durante la crisis, pero a partir de 2013 se ha incrementado. Mediante esta estrategia, que se desarrollará en 3 planes bienales de actuación, la Junta luchará contra la precarización laboral, una de las causas del incremento de la siniestralidad.

La precarización de las condiciones laborales se debe, según la Junta, a la reforma laboral del Gobierno en el 2012, lo que también ha provocado, asegura, un alza de las patologías no traumáticas como infartos y derrames y accidentes de tráfico ocasionados por el estrés. De los 111 fallecidos en el 2017, cincuenta trabajadores llevaban menos de un año de en su puesto de trabajo, 26 menos de un mes y seis un solo día.