Las camareras de piso consumen más fármacos para afrontar sus dolencias.

Las camareras de piso consumen más fármacos para afrontar las dolencias derivadas de la carga de trabajo, según CC. OO. El sindicato ha iniciado una campaña para intentar que las trabajadoras no se automediquen. Al mismo tiempo, quiere que se reconozcan las enfermedades profesionales de este colectivo, entre las que se encuentran dorsalgias, cervicalgias y hernias discales.

Tal y como recoge la agencia EFE, en los últimos años ha aumentado la inversión en hoteles. Sin embargo, el trabajo de las camareras de piso no es más llevadero, según el coordinador federal de Hostelería y Turismo de CC. OO., Gonzalo Fuentes. En ese sentido, ha explicado que las camas son cada vez más grandes y siguen existiendo elementos que complican la limpieza de las habitaciones.

Camareras de piso y consumo de fármacos

De acuerdo con el responsable de Salud Laboral de la Confederación de CC. OO., José Rodríguez Valdés, el consumo de ansiolíticos, antidepresivos y analgésicos entre los empleados del sector de la hostelería ha aumentado del 5,4 al 8,2%. El incremento ha sido del 4,5% entre los varones y del 12% entre las mujeres, muchas de las cuales son camareras de piso. De hecho, casi un 70% de estas ha reconocido tomar analgésicos o antiinflamatorios con frecuencia.

Ante esta situación, el sindicato ha puesto en marcha una campaña para reclamar que las mutuas laborales reconozcan las enfermedades profesionales de este colectivo. Están reconocidas patologías como el síndrome del túnel carpiano, la tenosinovitis, la bursitis, la epicondilitis y la epitrocleitis. No obstante, enfermedades como dorsalgias, cervicalgias o hernias discales, que son comunes entre las camareras de piso, no se han reconocido aún.