El Gobierno de España ha reconocido 13.311 enfermedades profesionales de enero a julio de este año, aunque a diferencia de Cantabria, la distribución por sexos es más equilibrada: 6.721 hombres y 6.590 mujeres, y predominan las que no conllevan baja laboral, 6.858 por las 6.453 con baja.

“Que haya pocas enfermedades profesionales reconocidas podría interpretarse como un buen dato", aunque, el problema no es que no existan, sino que no se las reconoce como tales”, subraya la responsable regional de Salud Laboral de UGT, Mónica Calonge.

El sindicato señala que no reconocer las enfermedades profesionales conlleva un perjuicio con el trabajador enfermo y para el propio sistema público de salud, porque son tratadas como enfermedades comunes, no vinculadas al trabajo.

Calonge destaca que un 84% de las enfermedades profesionales reconocidas de manera oficial en Cantabria (167) corresponden a agentes físicos "porque son las más fáciles de demostrar". Pero critica que en "esta infravalorada cifra de enfermedades profesionales apenas se vinculan a problemas respiratorios o cutáneos o a agentes químicos".

"Y somos una de las 7 autonomías donde nunca se declara una enfermedad por factores carcinógenos", advierte la responsable de Salud Laboral de UGT en Cantabria. Calonge agrega que "la mayor parte de las enfermedades profesionales están en realidad vinculadas a trastornos músculo esqueléticos que son comunes en todos los sectores productivos"