El secretario general de CC. OO. de Andalucía, Francisco Carbonero, y la secretaria de Salud Laboral y Medio Ambiente, Nuria Martínez, han hecho un balance sobre la siniestralidad y la accidentalidad laboral en Andalucía correspondiente a 2016, un año, que según señalan, ha registrado un incremento en la mortalidad por accidente laboral del 4,72%.

Durante 2016, se produjeron 100 fallecimientos por accidente laboral en Andalucía. La mitad de estos trabajadores no llegaba al año en la empresa, 23 llevaban menos de un mes y 7 estaban en su primer día. No obstante, CC. OO. reconoce que los accidentes graves de trabajo han bajado con respecto a 2015, situándose en 827.

Según ha explicado Nuria Martínez, la precariedad laboral y el temor del trabajador, debido a la reforma laboral y a la instrumentalización absoluta de la misma por parte del sector empresarial, han tenido una traslación a las causas de accidentabilidad en 2016.

“Estamos ante el año con más accidentes relacionados con el corazón, cerebro y vasos sanguíneos, lo que se traduce en hipertensión, cardiopatías, ictus, o arritmias, de manera que el 41% de los fallecimientos del año pasado se debieron a estas causas y no a la falta de medidas de seguridad como ocurría tradicionalmente”, asegura.

En opinión del sindicato, esta situación está estrechamente relacionada con las condiciones de trabajo, ya que los ritmos y las cargas de trabajo, la exigencia, el estrés para conciliar, el alargamiento de jornadas, la inseguridad y el miedo a perder el puesto de trabajo son un cóctel brutal para los trabajadores.

Por este motivo, CC. OO. ha hecho un llamamiento para que haya más inspección de trabajo, más agilidad por parte de las administraciones y una ejecución más rápida y contundente de las denuncias. Otro de los problemas identificados por el sindicato es la “dejación que hacen las mutuas de su responsabilidad al traspasar enfermedades profesionales al sistema público”.