La iniciativa de la Consejería de Familia e Igualdad de Oportunidades establece un nuevo marco de intervención conjunta a partir del cual se suman esfuerzos para mejorar las acciones que se lleven a cabo para hacer frente al abuso de drogas en el entorno laboral. Con este nuevo modelo buscan mejorar la coordinación y cooperación de todos los agentes implicados y generar una cultura preventiva en las empresas que mejore la salud y la seguridad de los trabajadores.

La estrategia se basa en 3 ejes fundamentales: la prevención, la disminución de riesgos y daños asociados a las drogas y la asistencia e integración social de las personas que padecen drogodependencia. Esta nueva estrategia se basa en un enfoque no punitivo del abuso y dependencia de las drogas de los trabajadores.

Asimismo, promueve la implicación activa y la corresponsabilidad de todas las partes interesadas, la confidencialidad de toda la información sobre el estado de salud y el consumo de drogas de los trabajadores y de las actividades preventivas en aquellos sectores laborales con mayor proporción de consumidores.

El desarrollo de este nuevo marco contempla el diseño de planes integrales a los que las empresas podrán adherirse a través de convenios colectivos. Estarán encaminados a la realización de acciones de sensibilización e información de empresarios, delegados sindicales y trabajadores; a la realización de cursos de formación y talleres de entrenamiento en habilidades psicosociales para afrontar los factores de riesgo de carácter laboral.