Las enfermedades profesionales que no están reconocidas producen “graves consecuencias en la población trabajadora”, señala el sindicato. Como solución a este problema, UGT considera necesario que el médico de Atención Primaria disponga de la información suficiente sobre el trabajo que desempeña su paciente para que las enfermedades profesionales que no están reconocidas sean consideradas como tales.

Asimismo, considera esencial la puesta en marcha de unidades básicas de salud laboral en las áreas sanitarias de cada región. Otra de las causas que provoca que las enfermedades profesionales no estén reconocidas es la falta de planes de prevención en las empresas. A juicio del sindicato, estos planes podrían evitar muchas enfermedades profesionales y, además, generaría un ahorro para el empresario y un beneficio para el empleado.

Para ello, el sindicato ha destacado que es importante que los empresarios vean la prevención “como una inversión, no como un gasto”. “Es fundamental que las administraciones públicas apliquen los contenidos en materia de prevención recogidos en la Ley General de Salud Pública, así como que insten a todos los organismos a cumplirlos”, ha añadido UGT.

Por último, el sindicato considera prioritario que se incorporen los riesgos psicosociales en todo lo relativo a las enfermedades profesionales. Asimismo, aboga por que la recaudación de las sanciones impuestas por la Inspección de Trabajo repercuta en actuaciones para mejorar y desarrollar la prevención en beneficio de la seguridad y la salud de los empleados.