Según informa la agencia EFE, Armengol ha destacado que el 75% de las enfermedades profesionales son atendidas en los servicios sociales en lugar de en las mutuas de los lugares de trabajo. Esta situación provoca que los trabajadores tengan menos derechos cuando no se les reconoce su enfermedad como una patología de contingencia laboral.

Las mutuas deben readmitir cerca del 40% de los casos de enfermedades profesionales que habían rechazado, asegura el director de Coordinación de Actuaciones en Salud Laboral. Tal y como asegura este organismo, el 35% de las enfermedades profesionales se derivan de problemas óseos y musculares, mientras que cerca de un 7% corresponde a tumores malignos, además de enfermedades de vista, oído o mentales.

Las patologías óseo-musculares son las más diagnosticadas

En un 44% de los casos, las patologías óseo-musculares laborales se diagnostican como enfermedades profesionales, y aunque no llega a la mitad, son las enfermedades más diagnosticadas, mientras que las respiratorias o los cánceres no superan el 10%. Las enfermedades mentales, por su parte, no llegan al 1%.

El director del Servicio de Coordinación de Actuaciones en Salud Laboral ha señalado que el 9% de las bajas profesionales en los casos de enfermedades laborales están cubiertas y oficialmente identificadas como bajas de contingencia común, por lo que no constan como bajas por causas de trabajo.