Según la agencia EFE, en 2016 se han registrado 376.000 casos de incapacidad temporal por accidente o enfermedad no profesional, lo cual, asegura Asepeyo, ha provocado un déficit entre los gastos y los ingresos de las cuotas para cubrir estas eventualidades, una situación “inédita” en la historia, según la mutua.

Los 8.000 millones de euros provienen de las prestaciones de la Seguridad Social que cobra el trabajador de baja por contingencias comunes y del complemento salarial que paga la empresa, en el caso de que así lo contemple el convenio colectivo. A estos costes hay que añadir el generado por la reposición del trabajador de baja y la formación de su sustituto.

Este repunte del absentismo laboral se debe, por un lado, al aumento del número de trabajadores derivado de la recuperación económica; y por otro, a una falta de concienciación por parte de trabajador y empresa. “No se trata de prejuzgar al trabajador”, ha destacado Ricardo Alfaro, subdirector general de Asepeyo. “En la mayoría de los casos”, ha explicado, “el problema está en la prolongación innecesaria de muchas bajas por dilaciones entre consultas en los servicios públicos de salud”.

Un 5,59% de los trabajadores es reincidente en bajas

Asepeyo ha obtenido estos datos de la información recogida de 2 millones de trabajadores de 220.000 empresas. Según la mutua, solo el 17,49% de los trabajadores se cogen alguna baja por contingencia común a lo largo del año, si bien hay un 5,59% que reincide con más de 3 procesos anuales, acaparando el 15,79% de las bajas.

El 68% de las bajas tiene una duración inferior a 16 días, siendo las de menor duración (de 0 a 3 días) las que más crecen (20,5% más que en 2015). Con respecto al diagnóstico, las patologías que acumulan mayor número de casos son las de columna lumbar (13%), las psiquiátricas (11%) y las gripes (7%).