El amianto presente en el edificio del Registro Civil de Madrid no es nocivo para la salud. Así lo confirma un estudio encargado por la Consejería de Justicia a una empresa especializada que afirma que “el amianto no ha supuesto en ningún momento un riesgo para la salud de las personas”. El Gobierno regional ha informado en una nota de prensa de que los resultados de este informe certifican que no hay presencia de fibras de amianto en el aire, “en línea con lo asegurado previamente por los técnicos de prevención de riesgos laborales de la propia Consejería de Justicia”, recoge la agencia EFE.

Tal y como detalla el Gobierno regional, el amianto es un material nocivo para la salud que se empleó en la construcción entre 1960 y 1990 y cuya fabricación, utilización y comercialización está prohibida en España desde 2002. El edificio del Registro Civil de Madrid, ubicado en la calle Pradillo 66, cuenta con este mineral en los elementos antiguos de fibrocemento existentes en la cubierta, señala EFE.

La Consejería de Justicia ha aclarado que “la mera presencia de amianto no supone un problema para la salud, ya que el riesgo viene con su manipulación o la inhalación de partículas”. A pesar de esto, continua, en las obras previstas para este año en el edificio principal del Registro Civil de Madrid se va a renovar toda la cubierta, lo que se aprovechará para retirar los elementos con amianto.

Entre 2017 y 2018 la Comunidad de Madrid va a invertir más de 250.000 euros en la mejora y modernización de este inmueble. Entre las mejoras que va a llevar a cabo en el edificio del Registro Civil de Madrid se encuentra la renovación del circuito cerrado de televisión, la mejora de la instalación de los ascensores, así como la reforma de la última planta del inmueble.