Pese a que los accidentes laborales mortales provocados por riesgos relacionados con la seguridad, la higiene y los ergonómicos se han reducido, los accidentes mortales provocados por infartos y derrames cerebrales han aumentado, convirtiendo a estas 2 patologías en primera causa de muerte en el trabajo. Según UGT, antes de la crisis de 2008, las muertes en el trabajo por infarto o derrame cerebral se situaban en el 29%. Sin embargo, desde entonces la cifra ha ido en aumento alcanzando el 51% en 2016.

Estar sometido a unos niveles de estrés y presión elevados es muy común entre la población trabajadora europea, tal y como muestran las últimas Encuestas Europeas de Condiciones de Trabajo. El sindicato señala como posibles causas la falta de control sobre el trabajo y el escaso apoyo social. Según destaca UGT, más de la mitad de los trabajadores europeos reconoce que el estrés es común en su lugar de trabajo.

Los riesgos psicosociales causan entre un 50 y un 60% de todas las jornadas de trabajo perdidas y se estima que los trastornos de salud mental generarán un coste de 240.000 millones de euros al año a la Unión Europea.