El sindicato critica que la "dejación de algunas empresas provoca muertes laborales". En un artículo publicado en su blog, el líder sindical ha vinculado estos fallecimientos con "ritmos muy altos de trabajo", el empleo de "máquinas viejas que no cumplen con las medidas de seguridad", el exceso de ruido ambiental o la "subcontratación en cadena".

"Salvar vidas cuesta dinero y muchas empresas deciden no invertir", opina el dirigente de ELA, quien ha denunciado que a las empresas se las avise "con antelación" a realizarles una inspección para ver si cumplen las medidas de prevención y seguridad. Para Muñoz, las situaciones de "precariedad" en los centros de trabajo podrían reducirse con un cambio legal de los Gobiernos y la patronal, quienes "no tienen voluntad de eliminar las causas estructurales que favorecen esta situación".

El sindicato indica que la lista de muertes laborales de este año será similar a la del pasado, y a la del próximo. Según ha anotado el sindicalista, en 2014 fallecieron 38 trabajadores; en 2015, 52; en 2016, 53; y en lo que va de año, 37. Unas cifras que la formación Ezker Anitza-IU ha lamentado en un comunicado y ha calificado de "sangría insoportable", a la vez que ha enmarcado los datos en "la poca seguridad" existente en las empresas.

La formación ha instado, por último, a "tomar medidas potentes para acabar con esta lacra". La muerte de los 3 trabajadores tuvo lugar esta esta semana en el País Vasco: 2 fueron víctimas de un accidente laboral en la empresa Forjas Unidas Vascas, de Bedia (Bizkaia), y uno en en la empresa de plásticos Alay de Irún (Gipuzkoa).