El riesgo de muertes por cáncer entre los bomberos se debe a la exposición al humo a la que se ven sometidos. Raquel Payo, secretaria regional de Salud Laboral de CC. OO., ha explicado a la agencia EFE que cuando se enfrentan a determinados tipos de incendios en un domicilio o en el campo, tienen muy claro a qué tipo de humo se exponen, pero no siempre es así.

“Cuando se exponen a humos de instalaciones industriales o, por ejemplo, a los que se originaron con el incendio de neumáticos en Seseña, las emisiones son muy desconocidas”, ha añadido.

Desde el sindicato reconocen que en España está muy extendido paliar los daños en materia de cancerígenos, pero no tanto el prevenirlos. Por este motivo, CC. OO. considera fundamental que determinados colectivos tengan una vigilancia de la salud específica, ya que sin ella no se puede hacer frente a la prevención de esos agentes y del daño que ocasionan.

La organización sindical ha lamentado que en España el reconocimiento de las enfermedades profesionales es mínimo. Según ha destacado, en 2015, de las 19.000 enfermedades profesionales que hubo en España, solo 23 fueron reconocidas como enfermedades ocasionadas por agentes cancerígenos.

“Estas cifras ponen de manifiesto que hay una altísima exposición frente a un prácticamente imperceptible reconocimiento de esas enfermedades profesionales. Por lo tanto, para el sindicato es fundamental trabajar en la vigilancia y el control de las condiciones de trabajo y en la formación de los trabajadores que están expuestos a agentes cancerígenos”, ha concluido.