Los efectos del frío en el trabajo deben ser considerados por los posibles riesgos que entrañan para la salud de los empleados. Así lo ha puesto de manifiesto Quirónprevención en su web en la que recuerda que la exposición a ambientes fríos puede causar serios problemas para la salud de los trabajadores.

Tal y como recoge la nota técnica de estrés por frío del Instituto Nacional de Seguridad e Higiene en el Trabajo, a partir de temperaturas inferiores a los 15 °C puede iniciarse la sensación de disconfort térmico, y por debajo de los 5 °C se debe considerar como un riesgo inmediato. Los efectos del frío en el trabajo son los siguientes:

  1. Sensación de disconfort o dolor.
  2. Disminución de la destreza mental, manual y de la capacidad física.
  3. Efectos respiratorios, cardiovasculares y lesiones por frío.

Desde Quirónprevención aseguran que existen muchos factores que inciden en la reacción al frío de cada persona: la edad, el estado de salud, entre otros. No obstante, afirman que determinadas medidas de prevención pueden ayudar a reducir o evitar los efectos del frío en el trabajo. Quirónprevención distingue entre medidas técnicas y de organización del trabajo y medidas preventivas personales.

Medidas técnicas

Dentro de este grupo, explica Quirónprevención, se encuentra el disponer de un local o caseta con calefacción a pesar de que el trabajo se realice en exteriores. En trabajos realizados en interiores es importante instalar aislamientos o mecanismos automáticos que reduzcan la carga de trabajo manual. También es importante planificar las actividades exteriores teniendo en cuenta la previsión meteorológica siempre que sea posible.

En cuanto a las medidas preventivas personales Quirónprevención recuerda que la pérdida de calor corporal es otro de los efectos del frío en el trabajo. Para reducirlo se recomienda seleccionar la vestimenta adecuada que facilite la evaporación de sudor, la ingesta de líquidos calientes, la reducción del consumo de café y la sustitución de la ropa humedecida.

Por último, Quirónprevención afirma que para combatir los efectos del frío en el trabajo lo más importante es que los trabajadores estén formados. La formación, concluye, es una herramienta indispensable para controlar tanto los riesgos como las medidas a tomar.