“Lo que más valoran los empleados de la jornada intensiva es, precisamente, tener tiempo para el ocio y la familia”, resumen las expertas Gina Aran y Eva Rimbau, en una nota de prensa de la Universitat Oberta de Catalunya (UOC). “La jornada intensiva permite que el empleado perciba un buen equilibrio entre sus ámbitos vitales”, especifican. Este salario emocional aumenta la motivación de los trabajadores “un coste inferior al que supone un incremento salarial”, ejemplifica Rimbau. Es decir, reiteran, la empresa también gana:

  1. Mejor reputación empresarial.
  2. Mayor rendimiento de los trabajadores.
  3. Mejor gestión del tiempo y organización de tareas más eficiente.
  4. Reducción del absentismo y la accidentalidad entre los trabajadores.

A pesar de las ventajas para ambas partes que conlleva el horario flexible, muy pocas empresas en España han adoptado la jornada intensiva. Esto se debe, según las expertas de la UOC, a que existe “una cultura de presencialidad muy arraigada” que tiene más presente el número de horas que los objetivos. Aunque aún no se haya implementado, la jornada intensiva cuenta ya con la aceptación del 86% de los españoles y hasta el 73% de los europeos, según la universidad catalana.

Teletrabajo: alternativa a la jornada intensiva

Según estudios mencionados por la UOC, el teletrabajo podría ser tan efectivo como la jornada intensiva a la hora de mejorar la productividad de los trabajadores y, por tanto, de la empresa:

  1. Reduce la rotación laboral.
  2. Refuerza el compromiso con la organización.
  3. Asegura la fidelización y retención de trabajadores.

A esto, recuerda Rimbau, hay que sumar un ahorro de costes de unos 1.200 euros por trabajador al año. “Todo indica que el teletrabajo es una tendencia en alza y no hay razones para creer que se estancará”, asegura la experta, quien aboga por cualquier otro tipo de política que, como la jornada intensiva o el teletrabajo, ayuden a motivar al trabajador:

  1. Cierta autonomía.
  2. Buen clima de trabajo.
  3. Posibilidad de acceder a formación.
  4. Reconocimiento del trabajo por parte del jefe.
  5. Posibilidad de crecimiento dentro de la empresa.